25 de mayo de 2018

"La concesión de Tranvías tuvo tres oportunidades de ajustarse a la ley: 1986, 1992 y 2009."

A vueltas con la polémica de la concesión de Tranvías, los beneficios "excesivos" que lleva aparejados presuntamente durante estas últimas décadas, Europa y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Sobre ello se vuelve a referir hoy La Opinión de A Coruña de la pluma de José Manuel Gutiérrez:


Competencia advierte de que la concesión de Tranvías debió ajustarse a la ley en 1992 o 2009

Considera que el contrato ya debió haber sido notificado a la Comisión Europea tras su firma en 1986 para que determinase si contiene ayudas de Estado y estima que deber hacerlo ahora

Ayuntamiento y Compañía de Tranvías tuvieron tres oportunidades para adaptar el contrato del transporte público coruñés a la legislación europea, según la Comisión de la Competencia, para la que las subvenciones municipales a la empresa son ayudas de Estado ilegales que podría estar obligada a devolver. El organismo regulador considera que ya en 1986 debió informarse a la Comisión Europea de la existencia de esas ayudas y que se perdió la oportunidad de hacerlo en 1992 y 2009, por lo que reclama que se haga ahora. La compañía rechaza por su parte que el contrato no se ajuste a la legalidad y que le garantice los beneficios, al tiempo que se opone a una modificación unilateral de la concesión, que recurrirá en los tribunales.

Las condiciones que establece el contrato mediante el que la Compañía de Tranvías presta el servicio de transporte público en A Coruña hacían necesario que fuese sometido a examen de la Comisión Europea ya en el momento de su firma en 1986, según el informe elaborado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ya que la concesión podría incluir ayudas de Estado prohibidas. En el informe elaborado por el organismo a petición del Concello, señala además que hubo oportunidad de corregir esta situación en los años 1992 y 2009 al producirse cambios en la regulación del transporte en Europa, pero que no se hizo, por lo que plantea que se haga ahora, antes de que termine la concesión en el año 2024.

1986
El contrato del transporte público fue adjudicado a Tranvías de forma directa por el Gobierno local de Francisco Vázquez en 1986 e incluía:
  •  la cobertura de las pérdidas a la concesionaria por el Ayuntamiento, 
  • la imposibilidad de bajar las tarifas 
  • y un sistema de cálculo de los beneficios que, para Competencia, es excesivamente favorable para la empresa.

En el año en que se firmó el contrato estaba vigente un reglamento europeo de 1969 que liberaba a las empresas de transporte regionales y locales, como la Compañía de Tranvías, de tener que aceptar obligaciones de servicio público. Pero a cambio, estaban obligadas a comunicar a las autoridades comunitarias las condiciones de sus contratos para que analizase si incluían ayudas públicas, por lo que Competencia interpreta que ya en 1986 el acuerdo de la empresa con el Concello "debió haber sido notificado a la Comisión Europea para su evaluación como ayuda de Estado".

Según este organismo, como en aquel momento no se llevó a cabo este trámite, el contrato municipal con Tranvías "cabe su consideración como ayuda de Estado ilegal, es decir, no notificada a la Comisión Europea".

1992
Pero el reglamento de 1969 fue modificado en 1992 para eximir a los servicios de transportes regionales y locales de la necesidad de comunicar las posibles ayudas públicas, aunque tampoco entonces se adaptó la concesión de los autobuses municipales a la nueva regulación, que además le habría liberado de tener que notificar las ayudas recibidas.

2009
En 2009 se produjo un nuevo cambio en las normas europeas con la entrada en vigor del reglamento para el sector aprobado en 2007, pero de nuevo se intentó adaptar el contrato a la legislación europea, a pesar de que, como destacan Competencia y el Concello, "haya existido una sobrecompensación al concesionario" a través de los beneficios obtenidos.

Esta situación lleva a la Comisión de la Competencia a determinar que el Ayuntamiento "debe notificar a la Comisión Europea el régimen conforme al cual se ha desarrollado la prestación del servicio de transportes urbanos". El objetivo de esa medida sería verificar la "legalidad y la compatibilidad" de las posibles ayudas que haya podido recibir la Compañía de Tranvías durante los últimos 32 años de acuerdo con el Derecho de la Unión Europea.

Competencia no se queda ahí, ya que señala que en caso de que efectivamente se hubieran concedido ayudas "incompatibles" con la normativa europea, "se proceda a la recuperación" de las mismas "en aras del interés general y de los ciudadanos". Si la Comisión Europea finalmente interpretase que los beneficios obtenidos por Tranvías durante la concesión se derivarían de la obtención de ayudas ilegales y que deben ser devueltas, la compañía se enfrentaría a un grave problema, debido al largo periodo transcurrido desde el inicio del contrato, en el que se habría acumulado una elevada cantidad procedente de esas supuestas subvenciones.

En una respuesta que proporcionó la concesionaria y que incorporó al Concello a la documentación enviada a Competencia se asegura que en el contrato "no se garantiza ningún beneficio tasado" y que los resultados solo dependen "de la buena gestión del servicio" y del número de viajeros transportados. En cuanto a los bonobuses, se explica que no pretenden "garantizar un beneficio o ingreso a la compañía", sino bonificar a los usuarios, al igual que sucede "en la mayor parte de las concesiones de España", que además estaría de acuerdo con la normativa europea de 1969.

Qué alega Tranvías.

Tranvías considera además que tras el cambio de reglamento efectuado, el Ayuntamiento "lleva más de 25 años admitiendo de facto la legalidad de las bonificaciones al usuario", así como que no se aplique esa norma a la concesión, ya que "no se han tomado medidas para el mantenimiento o supresión de algún tipo de compensación". También añadió que el contrato firmado en 1986 es compatible con el reglamento del año 2007 porque la cantidad que recibe del Concello es una "compensación", afecta solo a la "incidencia financiera neta" y que además "no tiene en cuenta los costes, ingresos o beneficios que tan ayuda pueda ocasionar".

La empresa pone de relieve que, a su juicio, el principio de irretroactividad de la legislación y la seguridad jurídica "no permiten realizar modificaciones sobre lo acordado" en 1986, de forma que solo podría haber "modificaciones sustanciales del contrato" cuando haya finalizado y se abra una nueva licitación, de forma que si el Ayuntamiento optase por cambiarlo de forma unilateral, "supondría un incumplimiento del mismo" que haría posible exigir indemnizaciones ante los tribunales.
.

24 de mayo de 2018

"La ruta incierta del autobús" (o cómo el Concello pretende "renegociar" condiciones con Tranvías).

El Concello da Coruña desea una serie de cambios en la concesión de Tranvías. ¿Cuáles son las claves de la situación que se está gestando desde hace un tiempo? Veámoslo en formato esquemático. El artículo lo firma A. R. F. en La Opinión de A Coruña este pasado miércoles 23 de mayo:

"La ruta incierta del autobús"

El contrato del autobús urbano está en un cruce de caminos. El Concello decidió extinguir la concesión con Tranvías en 2016 para adaptarla a la normativa comunitaria, a la que ahora también acude para buscar una rebaja del billete y cambios en las condiciones del servicio, a los que la empresa afirma que no tiene derecho hasta finalizar la concesión.
____________________________

  • ¿Cómo nace la concesión actual?

Tranvías es concesionaria desde diciembre de 1986. Fue una adjudicación directa. El Pleno acordó unificar todas las líneas de las que era ya titular en una única concesión, con una duración de 38 años (hasta 2024). La adjudicación se formalizó en un convenio suscrito por el Concello y la empresa.
____________________________

  • ¿Cómo se calcula el precio del bus?

Quedó regulado con el convenio de 1986, un reglamento interno del mismo año y el Reglamento de Servicios de las Corporaciones locales de 1955. Así nace la célebre "fórmula polinómica", que calcula la tarifa anual en función el IPC, el precio de la gasolina, la amortización de los buses, el salario de los trabajadores y otros gastos.

El resultado siempre ha sido al alza, salvo los últimos cuatro años (billete general congelado en 1,30 entre 2014 y 2018).
En plena crisis, el billete subió...

  • de 1,10 a 1,16 en 2011; 
  • de 1,16 a 1,20 en 2012; y
  • de 1,20 a 1,27 en 2013. 
En el caso de los bonos (estudiantes, desempleados, discapacitados y universitarios), el Concello aporta la parte que se subvenciona del billete. Si el viaje con bonobús es de 0,85, las arcas municipales le dan 0,45 por viaje a Tranvías, que siempre cobra 1,30.
____________________________

  • ¿Cuándo expira la concesión?

Según la adjudicación sin concurso en 1986, finaliza el último día de 2024. Sin embargo, el Concello anunció en noviembre de 2016 que daba por extinguido el contrato, un acuerdo que formalizó en una junta de gobierno que también aprobó prorrogar el servicio dos años, hasta noviembre de 2018, para darse tiempo a tomar una decisión sobre el futuro del servicio y, si procediese, a convocar un concurso.

Alegaba el Ejecutivo que el contrato nunca se adaptó a la normativa europea de 2009, que dicta que las concesiones otorgadas sin concurso no pueden prolongarse más allá de tres décadas.

En sus alegaciones, Tranvías dice que esos 30 años tendrían que contarse a partir de 1996, año en el que se modificó la concesión para que la empresa gestionase el tranvía turístico. Tranvías ha llevado la decisión al juzgado.
____________________________

  • ¿Sólo se ha revisado el tiempo de la concesión? 

El Concello encargó un informe a especialistas de la Universidad, entregado en octubre de 2017. El objetivo era determinar, de acuerdo con la normativa europea de 2009, cuál sería el beneficio que tendría que tener la concesionaria de los buses urbanos de cara a la redacción de los pliegos de un nuevo concurso. Analiza concesiones y licitaciones de otros municipios para llegar a un método de cálculo de dicho "beneficio razonable".

Un mes después, la Asesoría Jurídica emite un informe en el que sostiene que, además de adaptarse a la normativa europea respecto a la duración de la concesión, hay que ajustarse a la normativa sobre las compensaciones que recibe Tranvías del erario público, ya que pueden ser consideradas ayudas de estado ilegales.

En diciembre, el área municipal de Hacienda aplica las alternativas de cálculo de la UDC y concluye que Tranvías ganó entre un 3,7 y un 4,8 millones por encima de lo que debería. La Asesoría Jurídica añade que, para adaptarse a la normativa europea, o bien se adaptan las tarifas para reducir esos márgenes o hay que informar a la Comisión Europea para que decida si las compensaciones que recibe Tranvías son compatibles con el Tratado.
____________________________

  • ¿Cómo se posiciona Tranvías?

El Concello le da traslado del informe de Asesoría Jurídica. Tranvías replica que no están fuera del marco legislativo europeo y que "los principios de la irretroactividad de la legislación y la seguridad jurídica impiden" cambiar la concesión y revisar las tarifas.

Se escuda en que el Ayuntamiento ha admitido durante 25 años esta situación sin hacer nada y defiende que solo se pueden cambiar las condiciones del contrato cuando este acabe.
Advierte de que...:
"una modificación unilateral del actual contrato supondría un incumplimiento del mismo y conllevaría las correspondientes consecuencias judiciales y las indemnizaciones pertinentes"
____________________________

  • ¿Qué alternativas ve el Concello?

Parte de que su primera decisión sobre la concesión está judicializada y a la espera de una sentencia. Ve "posible" que el juez coruñés que estudia el caso pida un dictamen al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre la interpretación que deba darse a la extinción de los contratos sin concurso público a los 30 años de firmarse.

Ve dos caminos:

     >>> Uno, proseguir con la licitación anunciada y abrir a otras empresas la posibilidad de gestionar el bus en A Coruña.

     >>> Dos, solicitar a la Comisión Europea (CE) permiso para continuar con el actual contratista hasta 2024 para "evitar las consecuencias jurídicas y económicas indebidas" en el caso de que el TJUE dictamine en contra de la decisión tomada.

La CE podría dictaminar si las compensaciones recibidas por Tranvías pueden ser consideradas "ayudas de Estado" no adaptadas al reglamento comunitario e incluso su devolución.

El Concello dice que solo lo haría en el caso de que las tarifas no se adaptasen. El Gobierno local no plantea por el momento entre sus alternativas la municipalización.
____________________________

  • ¿Qué dice Competencia? 

Ante las dudas, el Concello pide su opinión a la Comisión Nacional de Competencia, que concuerda que el convenio no está adaptado a la normativa europea y que ha de revisarse, además de remitirse a la CE por si se ha estado cometiendo una ilegalidad en la compensación a Tranvías. Concuerda en que hay un exceso de beneficio para la concesionaria, amparado en un contrato que cubre sus pérdidas y solo calcula sus tarifas al alza. Dice que la adaptación a la normativa europea no puede ser solo a través del ajuste de los ingresos de Tranvías, sino que se debe ir más allá y revisar los parámetros sobre los que se calculan.
____________________________

  • ¿Bajará el billete del bus? 

Con el dictamen de Competencia en la mano, el Gobierno local pretende una rebaja en las tarifas del bus para ajustar la compensación de Tranvías a las leyes comunitarias. El alcalde afirma que buscan la fórmula para hacerlo.

En una primera propuesta, expresada a Competencia, planteaban bajar el billete a 1,10, hacer gratuitos los viajes de menores de 13 años y todos los transbordos. Es una propuesta inicial que podría cambiar durante el pulso con la Compañía de Tranvías.
____________________________


"Las subvenciones inflaron un 75% el beneficio de la concesionaria del bus urbano de A Coruña"

El artículo lo leemos en Economía Digital a fecha martes, 22 de mayo, de la pluma de Rubén Rodríguez:

"Las subvenciones inflan un 75% el de
la concesionaria del bus de A Coruña"

Competencia recomienda llevar a Bruselas las subvenciones a la Compañía de Tranvías, con beneficios muy por encima de la media, por posibles irregularidades

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha recomendado trasladar a la Comisión Europea las ayudas percibidas por la concesionaria del bus urbano de A Coruña, la Compañía de Tranvías, con el objeto de evaluar su "adecuación al derecho de la UE" y, en caso de no ser así, "se proceda a la recuperación de las ayudas de Estado que pudieran haberse otorgado y fuesen incompatibles" con la regulación. Es más, dice Competencia, se deberá "suspender" cualquier pago a la empresa hasta que Bruselas se pronuncie.

Avala así la tesis del Concello da Coruña, que considera que se produjo una "sobrecompensación" en las subvenciones otorgadas para la explotación del servicio y que trasladó al supervisor sus dudas sobre el régimen de tarifas del transporte en la ciudad.
  • 15 millones en dividendos
El Ayuntamiento abonó 8,9 millones en 2016 y 8,6 millones en 2015 para compensar a la Compañía de Tranvías por determinados descuentos en las tarifas del servicio --estudiantes, parados…--. Con estas subvenciones, la concesionaria logró unos beneficios de 4,5 y 3,9 millones respectivamente.
Los buenos resultados permitieron a la empresa de la familia Prada Muradás repartir 4,8 millones en dividendos a los socios. La remuneración a los accionistas asciende a 15 millones a cuenta de los ejercicios comprendidos entre 2010 y 2016.

La Compañía de Tranvías repartió 15 millones en dividendos a los socios a cuenta de los beneficios obtenidos entre 2010 y 2016

  • Una concesión sin riesgo
El problema de fondo radica en la interpretación del convenio de 1986 con el que Francisco Vázquez, entonces alcalde de la ciudad herculina, adjudicó a dedo la concesión.

Ningún gobierno municipal adaptó el acuerdo al reglamento europeo 1370/2007, lo que para Competencia tiene como resultado que la Compañía de Tranvías explote la concesión con unos beneficios blindados y, "aparentemente", situados por encima de los "razonables".

El régimen actual, dice el supervisor, se caracteriza por "atribuir un margen comercial al concesionario que anula el riesgo operacional de su gestión y fortalece su posición competitiva". Por este motivo recomienda elevar la cuestión de las ayudas a la Unión Europea en caso de continuar operando de la misma manera o bien adaptar ya el régimen económico aplicado a la concesionaria al reglamento comunitario del año 2007.
  • Beneficios por encima de lo "razonable"
El equipo de Xulio Ferreiro no pone el foco sobre las subvenciones otorgadas a la Compañía de Tranvías, sino sobre el precio del billete, que siempre ha ido al alza durante 32 años de concesión

Marea Atlántica pretende conseguir:
>> ...la gratuidad para los menores de 13 años
>> ...la gratuidad de los transbordos,
>> ...bajar la tarifa general de 1,30 euros a 1,10 euros (lo que equivale a deshacer el incremento experimentado desde 2010).

Esta es hoy una opción más probable que la de convocar un nuevo concurso.

La documentación remitida por el Consistorio a Competencia, y en la que se basa la resolución del regulador, pone de manifiesto que las ganancias de la empresa están hasta un 75% por encima del "beneficio razonable" congruente con la normativa comunitaria.

Xulio Ferreiro apuesta por bajar el precio del billete y por la gratuidad del transbordo, antes que por un nuevo concurso

  • 4 millones de más
Se fundamenta el Concello en un informe de 2017 de investigadores de la Universidade da Coruña, titulado "Beneficio razonable del contrato de prestación de los servicios de transporte público urbano del Ayuntamiento de A Coruña".
El documento revisa doce licitaciones de servicios similares realizadas recientemente para extraer una remuneración de mercado congruente con las exigencias del reglamento comunitario. Es decir, hace una estimación de cuál sería la horquilla de beneficios de una adjudicación competitiva, y no a dedo, como la que Francisco Vázquez dio a Compañía de Tranvías.

Los métodos de cálculo utilizados por los investigadores dan como resultado que, el beneficio obtenido por la concesionaria en 2016, 5,9 millones, está un 75% por encima del "beneficio razonable de mercado"
"Supone un exceso sobre el beneficio razonable calculado según este criterio de 4.826.149 euros"

  • La lógica de las compensaciones

Realiza otras dos estimaciones tomando como referencia otros parámetros. El primero refleja un exceso de ganancias de 4,5 millones, en base a los costes del servicio; y el tercero un exceso de 3,75 millones, en base al retorno de inversión (ROE). Y he aquí la contradicción, pues la concesionaria obtiene beneficios muy por encima de la media actual del mercado sin que por ello baje el precio del billete.

Apunta el Concello en la documentación aportada que el régimen actual solo tiene en cuenta la compensación a la cifra de negocio, algo similar a lo que ocurre con los convenios de la AP-9. En cambio, no se computan las líneas o servicios que son rentables.

22 de mayo de 2018

"Competencia insta a revisar la concesión de Tranvías y cuestiona el cálculo de beneficios"

El artículo lo leemos en La Opinión de A Coruña hoy martes, 22 de mayo, de la pluma de Ana Rodríguez:

Competencia insta a revisar
la concesión de Tranvías y
cuestiona el cálculo de beneficios

La Comisión Nacional concluye que el contrato debe remitirse a la Comisión Europea para que esta dictamine si la empresa ha cobrado ayudas de Estado "ilegales" y si debe proceder a devolverlas

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) considera que el régimen económico de la concesión de los buses urbanos "necesita obligatoriamente" ajustarse, ya en 2018, a la normativa europea. El nuevo régimen tendría que evitar, indica, que la Compañía de Tranvías se beneficie de "ingresos y/o ventajas" que le permiten exceder el importe necesario para cubrir los costes del servicio "más unos beneficios razonables". Dado además que la concesión se basa en un convenio firmado sin concurso alguno en 1986, el órgano fiscalizador concluye que debe someterse a revisión de la Comisión Europea (CE) para que esta determine si la empresa ha recibido "ayudas de Estado ilegales" y si debe devolverlas.

El Concello solicitó un informe en enero de este año a la Comisión de la Competencia sobre la revisión de la tarifa del transporte urbano de A Coruña que tramita el Concello.

La Compañía de Tranvías ofrece el servicio en virtud de una adjudicación directa que realizó el Pleno de A Coruña en 1986, formalizada a través de un convenio y con una duración de 38 años. Fijaba su final en 2024, una fecha revisada por el Gobierno local el pasado año, que dio por expirada la concesión y prorrogó dos años el servicio para dar tiempo a convocar un nuevo concurso. La cuestión fue recurrida por la empresa y está pendiente de resolución judicial. El Concello debe decidir, según el planteamiento hecho frente a Competencia, si continúa con la licitación anunciada o solicita a la CE autorización para continuar con el actual contratista para "evitar consecuencias económicas o jurídicas indebidas".

El informe de Competencia, con fecha del 24 de abril, relata que la adjudicación directa durante el Gobierno de Francisco Vázquez se elaboró acorde a un reglamento de 1969. Pero el marco legal ya ha sido modificado en dos ocasiones desde entonces, en 1992 y en 2009, "sin que el convenio fuese aparentemente adaptado".

La CNMC destaca que el convenio de Tranvías cubre todos sus gastos y costes, incluyendo el beneficio industrial, "pero asegura la ausencia de pérdidas".

También subraya que incluye "posibles compensaciones en favor del concesionario cuando una modificación le cause perjuicios" sin "prever medida alguna para el supuesto en el que el establecimiento de nuevos servicios le pueda resultar favorable, en cuyo caso incrementará sus beneficios sin contrapartida en favor del erario público".

Añade el ente:
"Se han producido compensaciones adicionales al operador para la reducción del precio de las tarifas a pagar por los distintos tipos de usuarios, (estudiantes y universitarios)"

También pone el foco en la revisión anual de las tarifas siempre al alza:
"No se prevé que la revisión de las tarifas pueda ser a la baja"

"La CNMC considera que el régimen económico aplicable al concesionario para el año 2018 necesita obligatoriamente ajustarse a las exigencias recogidas en el reglamento [de 2009]", exhorta el órgano tras analizar los documentos enviados por el Concello, incluido un informe de Tranvías de 2017 en el que la concesionaria defiende que el sistema se ajusta a la legalidad.
Avala así la "revisión de las condiciones económicas" para ajustarlas a la ley...
"... habida cuenta de que existen indicios en el régimen económico aplicado en estos 30 años de concesión en cuanto a una posible sobrecompensación en favor de la empresa prestadora del servicio, que le genera unas rentas regulatorias que exceden lo que se puede considerar los costes netos más un beneficio razonable"

"De no ser así" y si se decidiesen mantener las condiciones del convenio, "caracterizado por atribuir un margen comercial al concesionario que anula el riesgo operacional de su gestión y fortalece su posición competitiva", el Concello debe, según Competencia, notificar la medida a la CE para que evalúe "la posible existencia" de una ayuda de Estado incompatible con la legalidad europea. Hasta el pronunciamiento, advierte además el órgano, debería "suspenderse cualquier pago efectivo" a Tranvías.

En la propuesta del Concello a Competencia, el Gobierno local sugería aplicar una serie de mejoras en las tarifas para paliar la "sobrecompensación" que estaría teniendo la concesionaria.
Uno de estos escenarios planteados para ajustar pasaría por:
  • la gratuidad de todos los transbordos 
  • la gratuidad de los viajes para menores de 13 años
  • la rebaja del billete general a 1,10€ 

Sin embargo, la CNMC señala que, dada la situación y la normativa, ese no es el camino y que debe ir más allá de una rebaja en las tarifas y modificar "los parámetros sobre cuya base ha de calcularse la compensación".

En todo caso, y dado que el Concello nunca ha preguntado a la Comisión Europea si el convenio podría seguir como se diseñó en 1986, "cabe su consideración como ayuda de Estado ilegal, es decir, no notificada a la CE". Por tanto, Competencia considera que se debe notificar a la CE el régimen por el cual se ha prestado el servicio en las últimas tres décadas para que esta decida sobre la "legalidad y compatibilidad de las eventuales ayudas que haya podido disfrutar la empresa operadora del servicio".

El objetivo es "constatar la adecuación al Derecho de la UE" del convenio y, en su caso, "se proceda a la recuperación de las ayudas de Estado que pudieran haberse otorgado y fuesen incompatibles con el Tratado, en aras del interés general y de los ciudadanos".

18 de mayo de 2018

El giro provisional de Zalaeta (SÓLO BUS) se lo salta el personal como si fuese una dieta...

Hay días en los que nos planteamos si "los carneses de condución" los regalan, tocan en sorteos o van incluídos en algún máster..., y en ocasiones, el sonrojo va asociado a determinadas marcas de coche. No es este el caso (el de las marcas; otro día tocará...), ya que de lo que se habla es de un comportamiento concreto, en un punto concreto de la ciudad.

Os informábamos de ello hace unos días, añadiendo este plano orientativo:

Recorrido alternativo por Ramón del Cueto, Zalaeta y C/ Hospital

Y lo destaca Antón Peruleiro en su sección de La Opinión:

 Los coches se saltan un giro prohibido en Zalaeta al aprovechar que los buses tienen permiso provisional 
Meterse detrás de una ambulancia que acaba de poner la sirena para salir rápido de un atasco es un clásico conocido por muchos conductores. Pero desde esta semana pasada también ha saltado la picardía de los conductores con los autobuses.

Debido a las obras la calle de la Torre, los buses de Tranvías no pueden bajar por esta vía y tienen que dar un rodeo por Curros Enríquez y de ahí a Zalaeta. Al final de esta calle existe una señal que prohíbe girar a la izquierda, hacia la calle Hospital, pero los buses sí tienen autorización a hacerlo mientras duren las obras, y los coches aprovechan y se cuelan también detrás.

Y ahora zanjamos nosotros la cuestión:

En las noticias previas, se decía que ese cruce iba a estar regulado por agentes..., y leyendo esto nos da a entender que no es así. Si alguno tiene la clave, que nos la exponga..., ya que por el momento no hemos podido desplazarnos para conocer los detalles a pie de calle.


_________________


Actualización:
Podemos decir que ya hemos pateado la zona. Mirad vosotros mismos. Lo que nosotros vimos esta semana es una flecha bidireccional en color amarillo, entendiendo que habilita algún destino de manera provisional; pero nada referente a la prioridad bus.

Nada de señal de SÓLO BUS ni nada...

Fuente:
"Si no lo leo..." de La Opinión de A Coruña, 18-05-2018
Gráfico e imagen a domingo 20 de mayo:
Blog Busurbano