21 de agosto de 2017

Ciclista impacta de cabeza contra la luna de un bus urbano. ¿Un despiste...? ¿Una imprudencia quizá...?

Si bien leíamos ayer en GaliciaConfidencial y en La Opinión de A Coruña, así como en El Ideal Gallego, que había sido el bus el que arrolló al ciclista, nos quedamos con la que parece más depurada información de La Voz de Galicia, que detalla que "circulaban en dirección contraria y, según testigos, el ciclista cambió de carril".


Ante esto tan extraño, no podemos esperar a saber más detalles...:

"Un ciclista resultó herido (en la tarde del domingo) en una colisión que se produjo, sobre las seis, en la avenida Primo de Rivera / Palloza, a la altura del semáforo del cruce.

Según explicó personal de Tranvías, el bus de la línea 2 arrancó de la Cuesta de la Palloza tras abrir el semáforo en dirección a la Marina y un ciclista, que circulaba en dirección salida de la ciudad, cambió de carril impactando contra el vehículo de pasajeros.


Esa misma versión es la que ofrecía, al personal de Atestados, una transeúnte que vio el choque.

El ciclista, que resultó con lesiones en la cabeza aunque permaneció consciente en todo momento, cayó al suelo tras impactar contra el parabrisas del bus, que quedó destrozado.


A la zona se desplazaron dos ambulancias del 061 y una de la Cruz Roja, así como varias patrullas de la Policía Local, que estuvieron regulando el tráfico para evitar colapsos en la circulación, ya que uno de los carriles en dirección entrada a la ciudad quedó cortado."


Deseamos que no sea nada que no tenga solución para esta persona accidentada, y por supuesto, un llamamiento, para todo vehículo y persona que lo maneje, al sentido común al circular en el tráfico urbano: un ciclista es una de las piezas más débiles; si no mantiene un mínimo -incluso un extra- de prudencia y acatamiento de las normas -como para todos-, el peligro de accidente es mayor.

Fuentes:La Voz de Galicia, 20/08/2017, D.Vázquez
Imágenes:
1-2-@vozcoruna
3-El Ideal Gallego, Quintana
4-La Voz de Galicia, Marcos Míguez

16 de agosto de 2017

Obras en Orillamar provocan desvíos alternativos de líneas de bus urbano 3, 4, 5, 6, 6-A, 7, 17, Búho.

Leemos en la web de Tranvías que hay novedades que afectan al devenir de las líneas de bus urbano:
  • Cuándo y hasta cuándo:
Desde este jueves 17 de agosto y hasta una fecha determinada por el desarrollo y conclusión de las obras (se dice que un mes...).
  • Líneas afectadas:
3, 4, 5, 6, 6-A, 7, 17 y Búho
  • Orillamar:
Queda totalmente inutilizada y con sus paradas obviamente fuera de servicio.
  • Recorrido alternativo:
Las líneas procedentes de la plaza de España girarán a la derecha por Baltasar Pardal para luego bajar por Veramar hacia el propio Paseo Marítimo. Desde ahí, las líneas 3 y 5 tomarán rumbo a Adormideras (hacia su cabecera); y las demás -4, 5, 6, 6-A, 7, 17, y Búho- se dirigirán a la Avenida de Navarra.
  • Esto ya es suposición nuestra:
> Las líneas 6 y 6-A retomarán su ruta habitual por la Ronda de Montealto
> Las líneas 4, 5, 7, 17 y Búho irán hasta el inicio de Santo Tomás para recuperar "la normalidad".
  • Paradas provisionales:
> Inicio de la calle Veramar
> Paseo Marítimo, tras el Cementerio de San Amaro


Por el interés, adjuntamos el texto (y el gráfico) de la noticia que aparece en La opinión de A Coruña:

La calle Orillamar quedará cortada al tráfico a lo largo de todo su recorrido desde el jueves 17 de agosto hasta el próximo 11 de septiembre por las obras de mejora del pavimento que se llevarán a cabo. Los vehículos tendrán prohibido circular desde las 10.00 a las 19.00 horas, aunque se permitirá el tránsito desde la calle Atocha Baja a la de Javier Fonte y desde Rafael Baixeras a San Vicente de Paúl.

Para acceder a Travesía de Orillamar, en la que habrá doble sentido de la circulación durante las obras que obligará a suprimir el aparcamiento, habrá que hacerlo desde Rafael Baixeras.

La reforma urbanística de esta calle fue efectuada por el Gobierno local de PSOE y BNG poco antes de las elecciones municipales de 2011, aunque al año siguiente el del PP tuvo que reparar el pavimento a causa de los importantes daños sufridos. Cinco años después, el Concello acomete una actuación semejante en la misma vía.

Desde el 16 de agosto, #Lín1 y #Lín12A desviadas por obras en el #Castrillón.

Leemos en la web de Tranvías que hay novedades que afectan al devenir de las líneas de bus urbano:

Cuándo y hasta cuándo:
Desde el miércoles 16 de agosto...

Líneas afectadas:
1 y 12-A

Castrillón:
Obras en la calle Castrillón

Recorrido alternativo:
Las líneas procedentes de Pza. de la Concordia en dirección Pza. de Pablo Iglesias, tomarán ruta alternativa por las calles Alicante, José María Hernansáez y calle Abegondo.
A esa altura, podrán regresar a su ruta habitual.

Paradas anuladas:
Par065 > Avenida de la Concordia 50
Par066 > Avenida de la Concordia 72

Paradas provisionales:
> Plaza de la Concordia 42
> José María Hernansáez 52.

11 de agosto de 2017

"El Concello liquida los cargos pendientes de pago a la Compañía de Tranvías"

"La junta de gobierno da luz verde a las facturas que, como todos los años, quedan sin abonar a la Compañía de Tranvías al cierre del ejercicio, al excederse el gasto presupuestado o no tramitarse a tiempo antes del 31 de diciembre. El importe total es de 1,6 millones de euros."

"Este importe corresponde a la subvención a las tarjetas generales utilizadas a lo largo de noviembre (518.441 euros), a las tarjetas de tipo social usadas el mismo mes (342.073 euros), y a las tarjetas generales y sociales de diciembre (791.103 euros)."

Fuente:
La Opinión de A Coruña, 11-08-2017

9 de agosto de 2017

La renovación de Alfonso Molina incluiría "grandes paradas" para los buses y "carriles rojos" para...

El Ideal Gallego trae a la palestra el tema de Alfonso Molina como avenida urbana y una iniciativa que consistiría en pintar ciertos carriles en asfalto de color rojo, pero NO precisamente para el transporte urbano e interurbano... Para estos sí se plantean "grandes paradas" de buses, al estilo de las del área metropolitana. En todo caso, iniciativas interesantes a las que seguir en su progreso, a ver de qué manera "se cumplen":

El proyecto de ampliación de Alfonso Molina a un carril más en cada sentido entró en exposición pública en julio, y el Ayuntamiento ha presentado alegaciones, puesto que no tiene en cuenta su proyecto de urbanización, sino solo el acuerdo al que llegaron el Ministerio de Fomento y el Gobierno local en junio de 2016.

Una de las “grandes conquistas” en la negociación del Ayuntamiento con Fomento fue reducir la velocidad, pasando de 80 a 70 kilómetros por hora en los carriles del centro y a 50 los laterales, que llevan a los desvíos. Se trata de “calmar el tráfico” para conseguir que Alfonso Molina sea más amable para los peatones.

La cuestión es cómo conseguir que los conductores respeten el límite. Iago Carro, el arquitecto autor del proyecto de reurbanización, explica:
“Nosotros decidimos pintarlos en rojo”

El mes pasado, la Marea Atlántica organizó una charla en el centro cívico de Monelos donde Iago Carro tuvo oportunidad de explicar el plan que rechazó el Gobierno central por considerarlo peligroso.
“Hay muchos casos en España donde el propio Ministerio de Fomento pinta grandes zonas de rojo para señalar diferentes cosas”

Por ejemplo, reducciones de velocidad, núcleos urbanos, tramos peligrosos...
“No tiene ningún peligro e incluso pueden ser asfaltos mejores”




El objetivo de este cambio de color es separar para el conductor de forma muy evidente la zona por la que puede circular a 70 kilómetros por hora de la que tiene que transitar como si se encontrara en el centro de una ciudad.

Resulta difícil de creer que los conductores vayan a respetar el límite, sobre todo porque hoy en día, en el tramo más próximo al centro, circulan a 90 kilómetros por hora en una zona de 50. De ahí el cambio de color.
“Todo lo que está pegado a las casas y peatones, pintarlo en otro color, porque por ahí tienes que pasar a 50 kilómetros por hora e incluso a 40 en algunos sitios sería lo recomendable”

Como explicó Carro, se trata cambiar la percepción de los usuarios de lo que es Alfonso Molina. No una simple autopista, sino una verdadera avenida que vertebra gran parte de la ciudad.
“Palavea no es la periferia. Es el centro urbano”

Para el arquitecto, los movimientos que existen hoy en día entre los municipios del área y A Coruña han convertido la periferia en otra cosa. Y recuerda que hay vecinos de los núcleos que rodean Alfonso Molina que la utilizan como calle por la que se desplazan por el arcén, así que su plan trata de hacer visible esa realidad que para Fomento es peligrosa e incrementa el peligro de atropello.
Carro admite defectos en el proyecto:
“Quizá fue un error no definir la protección exacta entre acera y carretera. Pero se puede llegar a soluciones, como jerseys de hormigón”

A la espera de si prosperan o no las alegaciones presentadas por la Concejalía de Regeneración Urbana, el experto opina que “tenemos que aceptar el proyecto de ampliación”. Pero pintar de rojo parte de la calzada podría obrar un cambio psicológico en la forma de cómo los usuarios ven Alfonso Molina:
“Sería ese espacio de futura negociación. Ahora aceptamos esa ampliación de Fomento pero podríamos acostumbrarnos a ver una zona de tránsito de tres carriles centrales y que el resto es otra cosa”

La obra de ampliación costará 19 millones de euros y todavía no hay fecha para el comienzo de las obras, pero Carro piensa en el futuro:
“Un día recuperaremos ese rojo. Cuantas más personas lo veamos, más tendremos la sensación de que se parece a una calle y no a una autopista”

La propuesta municipal para Alfonso Molina incluye, además de carriles en rojo, grandes paradas de buses como las del área

Fuente y gráfico:
El Ideal Gallego, 09/08/2017, A.P.